11) Divulgación: Las mujeres que faltan en la Luna

Las mujeres que faltan en la Luna Las mujeres que faltan en la Luna

 

A lo largo de su historia, la Luna ha recibido numerosas colisiones con otros objetos que en muchas ocasiones han dejado huella en forma de cráter. Desde los inicios de la astronomía, el ser humano se ha visto reflejado en la Luna, que la ha mirado de forma fascinada. Desde que se empezara a poner nombres a los accidentes geográficos de su cara visible, de un total de 1594 personas agraciadas con un nombre de un cráter en la Luna, solo 31 corresponden a mujeres. Y no es que las féminas no hayan participado en la aventura científica de la astronomía, sino que las circunstancias y la sociedad les ha proporcionado un reconocimiento desigual. Hoy en día los criterios de nomenclatura de cráteres en asteroides y otros planetas han cambiado, dándole más protagonismo. Incluso tienen un planeta solo para ellas, Venus. De todas formas, todavía hay muchos cráteres en la Luna para revertir esta situación. Se estima que hay más de 300.000 cráteres lunares de 1 km de diámetro, que es el mínimo que se puede observar con un simple microscopio.

La fuente:

Las mujeres de la Luna, de Daniel Roberto Altschuler y Fernando J. Ballesteros. Editorial Next Door Publishers, segunda edición (2017), ISBN: 978-84-949245-8-3

03) Ilustración: Un planeta llamado La Tierra

La Tierra La Tierra La Tierra

Uno de los ocho planetas que orbitan alrededor de nuestra estrella Sol. Hasta el momento, el único conocido que alberga vida, y en algunos casos, hasta inteligente. La Tierra, curioso nombre para un planeta que está cubierto en un 71% de agua, es el planeta más denso del sistema solar. Como diría Carl Sagan, Ese punto azul pálido

 

Aquí, el cómo se hizo:

01) Conceptos científicos: ¿Qué es una órbita geoestacionaria?

Órbita geoestacionaria

Una órbita geoestacionaria se define como una órbita que está sincronizada con el movimiento rotacional de la Tierra. Es circular, tarda 24 horas y su altura es de 35786 km por encima de la superficie de la Tierra, en concreto sobre el ecuador. Así, un objeto que esté en órbita geoestacionaria siempre aparecerá en el mismo lugar al observarse desde la superficie de la Tierra, como un punto fijo en el horizonte.

La órbita geoestacionaria se popularizó a mediados del siglo pasado gracias al escritor de ciencia ficción Arthur C. Clarke, autor entre otras de la saga de libros Odisea espacial 2001-3001, que inspiró al director de cine Stanley Kubrick para su famosa película 2001: Una odisea del espacio. También conocida como órbita de Clarke en su honor, se pensó inicialmente para los satélites meteorológicos y de información, con la idea de cubrir una zona del planeta de forma constante y continua.

La fuente:

Orbits, disponible en:

http://www.esa.int/Our_Activities/Telecommunications_Integrated_Applications/Orbits

(consultado por última vez el 01 de junio de 2018)