18) Divulgación: Banco de suelos vivos

El suelo es un recurso limitado, imprescindible  para mantener los ecosistemas y la vida en nuestro planeta. Es el mayor reservorio de biodiversidad de nuestro planeta.  Por este motivo, algunos científicos ya están proponiendo ideas para crear bancos institucionales para el almacenar y conservar sus propiedades biológicas.

Cómic publicado en el número 40 de AE, revista agroecológia de divulgación (https://www.agroecologia.net/revista-ae/ultimo-numero/)

La fuente:

  • Daniel K. Manter, Jorge A. Delgado, Harvey D. Blackburn, Daren Harmel, Adalberto A. Pérez de León, and C. Wayne Honeycutt. (2017). Why we need a National Living Soil Repository. PNAS, vol. 114, no. 52, 13587–13590. http//:www.pnas.org/cgi/doi/10.1073/pnas.1720262115

07) Mis cómics: Y la primavera explotó

En 2020 sucedió lo nunca antes visto. Una pandemia provocada por el virus SARS-CoV-2 (coronavirus) paralizó el mundo entero. Millones de personas nos confinamos en nuestras casas durante varios meses. Controlamos la pandemia y paramos la curva de infección. Y entonces sucedió: La contaminación de las ciudades se redujo de manera drástica. La ausencia de personas hizo que la naturaleza avanzara y que la primavera explotase. Y lo más importante, que todos nos dimos cuenta desde las ventanas de nuestras casas.

Fuente:

  • Podcast Catástrofe Ultravioleta, de Javier Peláez (@Irreductible) y Antonio Martínez Ron (@aberron). http://catastrofeultravioleta.com/cuarentena/

08) Divulgación: Bichitos que se comen los monumentos

Degradación monumentos

Cada vez tenemos más consciencia de la importancia de cuidar nuestro patrimonio. Los monumentos antiguos son hoy en día una fuente de riqueza económica y cultural. Un grupo de científicos se ha dedicado a estudiar cómo pueden conservarse mejor. Han usados técnicas de microscopía, secuenciación del ADN y el perfil de metabolitos para saber “quien” y “cómo” se están comiendo los monumentos. Han analizado la diversidad filogenética de microorganismos de la superficie de ladrillos y de madera de diferentes monumentos y han determinado que en los ladrillos predominan algas y cianobacterias, mientras que los hongos prefieren la madera.

La fuente:

Gutarowska B, Celikkol-Aydin S, Bonifay V, Otlewska A, Aydin E, Oldham AL, Brauer JI, Duncan KE, Adamiak J, Sunner JA and Beech IB (2015) Metabolomic and high-throughput sequencing analysis—modern approach for the assessment of biodeterioration of materials from historic buildings. Front. Microbiol. 6:979. doi: 10.3389/fmicb.2015.00979

02) Conceptos científicos: Célula procariota, ¡soy una bacteria!

Célula procariota, soy una bacteria

Soy una bacteria, uno de los seres vivos más pequeños que existen. Estoy formado por una célula procariota, con su pared celular, su membrana plasmática, su citoplasma y su nucleoide. A veces también tengo flagelo, con el que me muevo. Tengo muchas formas y tamaños: circulares (cocos), en forma de bacilo, alargados o espiroquetas. La mitad de las células de tu cuerpo son bacterias, así que ¡mucho ojo con nosotras!

La fuente:

https://microbioun.blogspot.com/2016/10/cuantas-bacterias-tenemos-en-nuestro.html

02) Mis cómics: Microorganismos terrestres que vuelan… hasta la estratosfera

Existen microorganismos que pueden volar… Bueno, no es del todo correcto que puedan volar por si solos pero sí que están presentes en el aire a distintas alturas (incluso en la Estratosfera, a unos 20.000 metros de altitud). De hecho, esto no es nuevo ya que Louise Pasteur para refutar la teoría de la Generación Espontánea se subía a lo alto de las montañas para encontrar microorganismos en la atmósfera… ¡y los encontraba! (según cuentan, subió al monte Poutet en los Alpes con recipientes llenos de caldo de cultivo esterilizados para abrirlos allí y demostrar que si crecían microorganismos, era del aire de la montaña).

Si bien esto que digo no es nuevo, si es una de las principales ideas que soportan la teoría de la Panspermia, es decir, que la vida en nuestro planeta pudo venir de fuera (de fuera de nuestro planeta se entiende). De hecho, es muy importante que los microorganismos puedan resistir las condiciones atmosféricas y de radiación ya que así, podrían viajar por la atmósfera o estar presente en algún asteroide o meteorito que haya chocado con la Tierra, y así empezar la vida. Aunque esto es otra historia…

El caso es que hay algunos estudios científicos que han conseguido cultivar en el laboratorio microorganismos de muestras que han estado a distintas alturas. El caso del que hoy os comento son las recogidas por el avión Lockheed Martin ER-2, un avión militar preparado para volar a alturas estratosféricas de 20.000 metros, y que la NASA y su ya extinto Cosmic Dust Lab tenían para sus estudios de la composición atmosférica.

¿Qué tipo de microorganismos “viven” en la Estratosfera?
Pues los que son capaces de formar esporas, unas estructuras que algunos microorganismos pueden desarrollar para protegerse de las condiciones adversas como las atmosféricas (con una alta radiación ultravioleta, que afecta al material genético). Según este estudio, han encontrado entre 4 hongos y 70 bacterias formadoras de colonias (UFC´s). Para el caso de los hongos, coinciden con el género Penicilium y las bacterias Bacillus luciferensis, un tipo de microorganismo que fue encontrado por primera vez en suelos de origen volcánico de las Islas Candelaria, de archipiélago South Sandwich (Antártida).

¿De dónde vienen estos microorganismos?
Pues según los investigadores, hay varias formas por las que los microorganismos puedan llegar a la estratosfera, entre los que destacan las tormentas de arena, erupciones volcánicas (como parece ser el caso del Bacillus luciferensis) y algunas actividades antropogénicas como las pruebas de bombas atómicas y los despegues de aeronaves, que como podemos ver en esta web, han sido unos cuantos.

Las fuentes:

Niall A. Logan, Liesbeth Lebbe, An Verhelst, Johan Goris, Gillian Forsyth, Marina Rodriguez-Diaz, Marc Heyndrickx‹and Paul De Vos. (2002). Bacillus luciferensis sp. nov., from volcanic soil on Candlemas Island, South Sandwich archipelago. International Journal of Systematic and Evolutionary Microbiology (2002), 52, 1985–1989 DOI: 10.1099/ijs.0.02282-0 

Griffin D.W. (2004). Terrestrial microorganisms at an altitude of 20,000 m in Earth´s atmosphere. Aerobiologia, 20: 135-140.