Los fertilizantes son necesarios para la agricultura, aunque mal utilizados pueden generar contaminación ambiental. En Inglaterra, llevan analizando desde hace 100 años la calidad del agua del río Támesis a su paso por Londres. Han visto que a partir de 1970, hubo un incremento importante de los nitratos en el agua. Esto se debe, según los autores, a la contaminación difusa producida por el uso (y abuso) de los fertilizantes minerales después de la Segunda Guerra Mundial.

La fuente:

Nitrate concentrations and fluxes in the River Thames over 140 years (1868–2008): are increases irreversible? N. J. K. Howden, T. P. Burt, F. Worrall, M. J. Whelan and M. Bieroza. Hydrol. Process. 24, 2657–2662 (2010). DOI: 10.1002/hyp.7835