Mi whisky, sin homeopatía por favor